Técnicas Para Reducir las Pataletas.

Aproximadamente desde la edad de los 2 años los niños descubren el poder de las rabietas, saben que si lloran desmesuradamente, sus padres se enloquecen y terminan dándole lo que pidan para callarlos. Afortunadamente esto de pataletas, rabietas o berrinches es un tema que se ira mitigando a medida que va creciendo el niño.

A esta edad los niños no soportan la frustración, les resulta complejo entender que no siempre pueden tener lo que quieren. Es importante no darles lo que piden solo para que se calmen, así irán asimilando que llorando y gritando no obtendrán lo que quieren y las pataletas irán desapareciendo.

Te daremos algunas técnicas para aminorar las pataletas:

  • Mantenerse Firmes:

    Es muy importante ser firmes en las decisiones que tomemos al momento de reprender a los niños, NO es NO, y nos debemos mantener hay sin dejarnos convencer por el llanto; así ellos entenderán que no obtendrán nada por mas pataleta.

  • Explicaciones Cortas:

    Entre más le hables y le expliques menos va a entender, solo va a escuchar su llanto y ya, por esto no expliques nada; con una frase corta es suficiente, por ejemplo: No hay más dulces porque te empieza a doler la barriga y listo no más y te retiras.

  • No le grites ni respondas alterada:

    Si le respondes con gritos y enfadada el seguirá por la misma línea tuya, gritando y de mal genio y no se calmara. Tú debes ser la referencia para él, para que el niño conserve la calma.

  • Intentar que escuche:

    Tratar de calmarlo es vital, ponerse a su altura, hablarle para que el niño entienda que no hay más que una opción y esa la de obedecer y no lleva la contraria ni llorar.

    Los niños no tienen las mismas herramientas que los adultos para comunicar lo que sienten, necesitan y piensan. Las pataletas son una forma de comunicación y por lo tanto, si das un espacio para tratar de entenderlas, y llegar a acuerdos, irán reduciendo progresivamente en intensidad hasta casi desaparecer entre los 4 y 5 años.

    Rafa Guerrero es psicólogo y doctor en educación, miembro de la Sociedad Española de Medicina Psicosomática y Psicoterapia, nos dice que el objetivo es que a través de los años y de las diferentes vivencias, nuestros hijos puedan controlar la conducta de querer agredir pero no las ganas de querer hacerlo, ya que la emoción y el impulso no se pueden alejar, pero sí  podemos educar la capacidad para ser sensatos de nuestras emociones e impulsos para aquietarlos. Radica en educar a nuestros hijos a que filtren y anticipen los resultados de sus actos.

    Elaborado por: Diana Betancur – We Are Moms

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.